13 oct. 2015

Las barras bravas, todo lo contrario al buen deporte


Durante esta semana en nuestra institución, se va celebrar la “Semana del Buen Trato y la Convivencia” y en tal virtud, me he tomado la libertad de proponer las siguientes líneas a manera de reflexión sobre un tema que causa mucha preocupación en la ciudadanía: las barras bravas.

El término  “barras bravas”, hace referencia a  grupos de personas adscritas a algún club de fútbol y que se caracterizan por cometer actos violentos dentro y fuera de los estadios, sin ningún respeto por la propiedad ajena e incluso por la vida de las personas, ya que desafortunadamente, son muchos los muertos que estas manifestaciones han enlutado los hogares de muchos hinchas.

Este fenómeno comenzó en nuestro país hacia 1990, con una gran influencia de las barras argentinas, en donde el canto y el apoyo incondicional son la constante, además de la agresividad en contra de sus adversarios, a quienes atacan no solo de palabra sino también de obra. El auge de las nuevas tecnologías a través de las redes sociales, ha permitido que este fenómeno se recrudezca, ya que no han sido pocos los casos que hemos sabido en donde hinchas de diferentes equipos se citan para agredirse no solo en los estadios sino fuera de ellos, con tan lamentables resultados.

Infortunadamente, el término se ha venido generalizando, incluso a aquellas organizaciones de hinchas que ejercen su pasión por el fútbol de forma más acorde al buen trato y el respeto por las diferencias, por lo que cada situación de violencia se generaliza aún cuando haya participantes que no intervienen en dichos desmanes.

Esta problemática se ve permeada por otros factores externos, que no son ocasión de estas líneas, pero si nos debe llevar a pensar que se requiere una mayor participación como ciudadanía y que la solución puede estar en nuestra manos, cuando con nuestras acciones podemos invitar a una sana convivencia y un sano disfrute de un deporte tan popular y que mueve tantas masas como lo es el fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario